PLÁCIDO DOMINGO

Plácido Domingo es vinculado con la Secta del Horror en Argentina por la justicia de ese país

El tenor se ve envuelto en otro escándalo como presunto cliente de la secta de la Escuela de Yoga

Plácido Domingo.Créditos: Instagram de placido_domingo
Escrito en CELEBRIDADES el

El tenor Plácido Domingo, quien acaba de presentarse en México, ha sido señalado en nuevo escándalo luego de que en 2019 se le acusara de comportamiento indebido en medio del movimiento Me Too. Ahora la justicia argentina lo ha identificado como posible "cliente" de los servicios sexuales ofrecidos por la Escuela de Yoga de Buenos Aires, conocida como la Secta del Horror o la Secta de Villa Crespo.

Esta secta protagonizó un escándalo en Argentina la semana pasada cuando fue desmantelada por la justicia de aquel país una red de trata de personas controlada precisamente por esta secta liderada por Juan Percowicz, un exnotario de 84 años.

Ahora, en unos audios filtrados, surgió el nombre de Plácido Domingo como presunto “cliente” de su red de trata. En una serie de escuchas telefónicas ordenadas por el juez Ariel Lijo, a cargo de la investigación, se oye a un cliente que, según lo trascendido, sería el tenor español. Y es que se ha hablado que hay varias celebridades vinculadas a la secta a la que se le incautaron 37 propiedades, 13 autos y se le congelaron cuentas.

Juan Percowicz al ser presentado por la justicia argentina.

Los audios que vinculan a Placido Domingo

El audio, filtrado el martes por la tarde, está integrado por tres partes. En la primera, Mendy y Juan Percowicz, líder de la secta detenido el pasado viernes junto a otra veintena de personas, resuelven el encargo del hombre que realiza la llamada. “Plácido dijo que podía venir a visitarnos, es decir, que va a venir a visitarme. Porque él va a casa en Nueva York y lo recordó ayer”, explicó la mujer en los audios que obran en el expediente judicial.

Percowicz autorizó el uso del Museo, como llamaban a un edificio del centro de Buenos Aires acondicionado para encuentros sexuales.

El hombre habla con Susana Mendelievich, alias Mendy, de 75 años, a la que le explica cómo debe concretarse un encuentro en el segundo audio. “Cuando salgamos de la cena venimos separados, lo hacemos así porque mis agentes se van a subir a la habitación cuando yo suba y se van a quedar en el mismo piso”. Entonces indicó a la mujer el número de habitación para el encuentro. Cerrado el trato, Mendy vuelve a llamar al jefe. “Ya me llamó y armó la matufia para que me quede en el hotel sin que los agentes se den cuenta”, le dijo. “Qué degenerada que sos”, celebra él.

“Mendy” le contestó: “Me parece que un poquito colaboraste con este producto. Está hecho mierda, Juan, me da pena, yo no le deseo ningún daño, pero es tan maravilloso vernos a nosotros brillando y volando por los cielos y él hecho mierda. Nos contó todo lo que le hicieron. ¿Estás emocionado? Te quiero tanto”.

Fuentes citadas por la versión argentina del diario español "El país" aseguran que la voz es la del tenor y que Plácido Domingo no está imputado por delito alguno, pero advierten que todavía no se revisan “una cantidad enorme de documentación en papel y digital”. 

Desde que se conoció el megaoperativo para desmantelar esta secta se habló de la pertenencia o vinculación de figuras del espectáculo, políticos y personas influyentes entre los integrantes o alcanzados por el grupo que usaba como fachada un estudio de yoga para cooptar personas y despojarlas de sus pertenencias.

Los ejes de la secta

Ha trascendido que la organización tenía tres grandes ejes de donde conseguir ingresos: 

  • Sector salud: incluía la internación por adicciones, el suministro de psicofármacos y el funcionamiento de una clínica que prometía la “sanación”.
  • “Sobre ceremonial”: los "alumnos" pagaban entre 200 y 10 mil dólares por ser parte de la organización de forma mensual.  Se les expropiaban sus bienes y se los colocaba a disposición de la organización, haciéndolos firmar, en algunos casos, poderes a favor de sus miembros.
  • Geishado VIP: una de las principales fuentes de financiamiento, consistía en la explotación sexual de algunas de sus “alumnas”. Las enviaban “a mantener encuentros sexuales con personas de elevado poder económico para obtener dinero, protección y/o influencias”. Captaban empresarios o personas de poder para “obtener grandes sumas de dinero para la organización”.

Los investigadores creen que la organización captaba a “alumnos y alumnas” desde 2004 y “contaba con una estructura jerárquica y piramidal de la que participaban aproximadamente 179 alumnos, repartidos entre sus diversas sedes ubicadas principalmente en esta ciudad, y en Las Vegas, Chicago y Nueva York”.

La jerarquía de la secta

La secta de la Escuela de Yoga de Buenos Aires funcionaba con una estructura piramidal:

  • Nivel siete: Percowicz, que se hacía llamar “el ángel” o “el maestro”.
  • Nivel seis: “apóstoles”
  • Nivel cinco: “genios”
  • Nivel cuatro: “alumnos”
  • Niveles uno a tres: “humanos comunes”.

En el momento de su detención, Percowicz tenía en su poder más de un millón de dólares y casi un kilo de oro en lingotes. Los miembros de la banda se reparten entre Argentina y Estados Unidos. Según un informe policiaco citado por El país, “las ganancias obtenidas de la explotación de todas estas personas —alumnos y pacientes— ingresarían al circuito legal mediante inmobiliarias y una escribanía, que tiene la organización en nuestro país, y distintas fundaciones creadas en los Estados Unidos, generando con ello un flujo constante de divisas extranjeras para dicha organización”.

Ve el momento del allanamiento en Villa Crespo: