DESCALIFICADO

Terry Gilliam habla de la política de la cancelación: "no me gusta la mentalidad de mafia"

El cienasta dirige una obra en Londres que fue cancelada en noviembre por sus comentarios sobre el me too y las personas transgénero

Terry Gilliam.Créditos: Instagram
Escrito en CELEBRIDADES el

Terry Gilliam estrenaría "Into the Woods" en noviembre en el Old Vic. Sin embargo, la obra fue cancelada sin explicaciones, pero con el personal del teatro molesto por los comentarios que Gilliam había hecho sobre el movimiento #MeToo y sobre los derechos de las personas transgénero.

“Me refiero a ellos como neocalvinistas”, le dijo a The Sunday Times sobre el personal que presionó a los jefes del Old Vic para que cancelaran su puesta en escena. “Son totalmente de mente cerrada. [Para ellos] solo hay una verdad y una forma de ver el mundo. Bueno, ¡que se jodan!".

El personal de Old Vic se molestó porque Gilliam alentó a sus seguidores de Facebook a ver el programa de Netflix del comediante Dave Chappelle, considerado transfóbico. Y por su satirización de la política de identidad al afirmar que era una lesbiana negra y llamar a #MeToo una "cacería de brujas", incluida la afirmación de que algunas de las presuntas víctimas de Harvey Weinstein eran "adultos que tomaron decisiones".

Para el realizador nacido en Estados Unidos pero ciudadano británico que radica en Italia, la época actual parece ir en retroceso. Parece que ahora, dijo, se trata de protegerse "de cualquier pensamiento que me haga sentir incómodo. Eso es aterrador”.

Lo que dijo Gilliam

En la entrevista citada, Terry Gilliam, director de clásicos como "Brazil" y "12 Monkeys", comentó que no se arrepiente de lo que ha dicho. “Cuando anuncié [que era una] lesbiana negra, la ira no era de las personas LGBT ni de los negros. Fue de personas que sintieron que tenían que defender a estas víctimas de la broma de Gilliam, los 'activistas'. Les encanta la idea del victimismo de otras personas para que puedan ser defensores”.

En el tema trans, culpa al grupo de presión Stonewall, al que solía apoyar, por las organizaciones y los políticos que se sienten presionados para poner la inclusión trans por encima de las preocupaciones por las mujeres. “Como dijo alguien, los movimientos comienzan con un sentido genuino del mal, y si tienen éxito se convierten en negocios, y si los negocios siguen creciendo, se convierten en estafas”.

Y en cuanto al #MeToo como una cacería de brujas, expresó: "Fue. A pesar de la monstruosidad de Harvey Weinstein, sí, hubo víctimas, pero también hubo personas que se beneficiaron. Hollywood está lleno de adultos ambiciosos. Eso es todo lo que dije, no digo que no se hayan cometido crímenes”. Señala al exsenador Al Franken (ahora de regreso con un podcast y un programa de comedia itinerante) y a John Lasseter de Pixar (ahora con una película, Luck, with Apple) como hombres injustamente derribados por #MeToo. "¡John fue acusado de abrazar demasiado!" dice Gilliam. “Hay personas que son víctimas en ambos lados. Pero cuando los delitos son tan leves, tengamos cuidado con el castigo”.

En cuanto a Weinstein dijo: “Es un maldito monstruo. ¡Dije eso y no me citaron en eso! Lo que no me gusta es la mentalidad de mafia. Y no guardo mi discurso muy a menudo, incluso con los periodistas. Siempre me arrepiento”.

Tiene una alerta de Google para su nombre y dice que todo lo controvertido que ha dicho se vuelve a denunciar: “Es un clickbait, nunca puedes escapar de él. El resto de tu vida, sin importar las cosas maravillosas que hayas hecho”.

Into the Woods está en Theatre Royal Bath, del 17 de agosto al 10 de septiembre; theatreroyal.org.uk

Ve el tráiler de "Into the Woods":