EL CHAVO DEL 8

La dulce reacción de María Antonieta de las Nieves y Édgar Vivar al reencontrarse

"La Chilindrina" y "El Señor Barriga" se volvieron a ver.

Edgar Vivar y María Antonieta de las Niueves.Edgar Vivar y María Antonieta de las NiuevesCréditos: Captura de pantalla
Escrito en CELEBRIDADES el

Uno de los programas más exitosos y entrañables de la televisión mexicana es sin duda "El Chavo del Ocho" que después de más de 50 años de su estreno sigue teniendo gran éxito y mucho cariño gracias a la creativa mente de Roberto Gómez Bolaños y los eternamente recordados personajes que creó. "La Chilindrina" y "El Señor Barriga" fueron interpretados por María Antonieta de las Nieves y Édgar Vivar. Recientemente se reencontraron y su reacción fue muy dulce y nostálgica.

Este programa se convirtió en el favorito de familias enteras logrando una integración para ver la televisión uniendo generaciones. Algunos personajes de forma individual tienen su grupo de seguidores que han pedido por años su reencuentro. Durante la alfombra roja de una obra teatral vimos cómo "La Chilindrina" y "El Señor Barriga" se volvieron a ver después de muchos años.

Su reacción fue bellísima, María Antonieta de las Nieves le estiró los brazos a Édgar Vivar, lo abrazó fuertemente, lo tomó por el rostro mientras él sonreía y después se recargó con mucho gusto en su hombro antes de confesar que tenían un año sin verse. Se dieron un fuerte abrazo que tardó algunos segundos y luego juntos tuvieron un corto momento con la prensa. 

Hablaron de la bioserie de "Chespirito" que aseguran, será una gran sorpresa. No quisieron dar más detalles por los acuerdos que se llegaron con Roberto Gómez Fernández, hijo del gran Roberto Gómez Bolaños.

Ambos aseguraron que los castings habían sido perfectamente bien realizados subrayando también que Lalo España había hecho un gran trabajo. "Para mí, desde el punto de vista personal, me parece una muy buena opción, es muy buen actor", dijo Édgar Vivar.

Mira el momento del reencuentro de María Antonieta de las Nieves y Édgar Vivar