30 AÑOS SIN FREDDIE MERCURY

De la ópera al rock: Diez canciones de Freddie Mercury que comprueban su importancia en la historia de la música

El compositor dejó un amplio legado, pero estas diez canciones demuestran su capacidad para componer.

Freddie Mercury.Créditos: Registro
Escrito en MÚSICA el

Este 24 de noviembre se conmemoran 30 años de la muerte de Freddie Mercury, uno de los artistas más carismáticos a la hora de subirse a un escenario. El vocalista de Queen fue cantante, pianista y compositor, teniendo algunas de las canciones más exitosas de los años 70 y 80.

Es por lo mismo que, a modo de homenaje, en TiempoX elegimos diez canciones más destacadas de su carrera, las que representan no solo su evolución musical, sino que también marcaron parte de la historia de la cultura popular.

“My Fairy King”

Esta canción aparecida en el disco debut de la banda, marca un antes y un después en la vida del músico, y todo está en su letra. "Mother Mercury, look what they've done to me" (Madre Mercurio, mira lo que me han hecho) fue la que dio origen al seudónimo que usaría toda su carrera. Además, fue una de las primeras muestras de su capacidad para interpretar un personaje y sus habilidades al piano.

“The March of the Black Queen”

El segundo trabajo de la banda, “Queen II”, dividió sus composiciones en dos lados muy marcados. Mientras la primera mitad era ocupada un 90% por canciones del guitarrista Brian May, más una del baterista Roger Taylor, el lado 2, denominado como “Lado Negro”, es totalmente de Freddie Mercury. Y este tema es la muestra de la forma de componer canciones extensas, con varios movimientos, como una especie de ballet y voces operáticas. Antes de “Bohemian Rhapsody”, este tema dio el esquema de lo que vendría para Queen.

“Killer Queen”

Uno de los primeros éxitos de Queen. Aparecida en su tercer trabajo, “Sheer Heart Attack”, la canción es una de sus más breves composiciones, con una letra que describe a una prostituta de clase alta. En los shows en vivo siempre era combinada en un medley con varios temas de sus primeros discos.

“Bohemian Rhapsody”

El himno de Queen por antonomasia. Cinco minutos de una mini opereta, que comienza como una balada, para entrar a un extraordinario coro, un directo número de rock y terminar las cosas de forma lenta. Esta es la canción que convirtió a Queen en una fuerza de reconocimiento y que trabajó con todas las técnicas de estudio posible y mostró a Freddie Mercury como un compositor de peso.

“Somebody to Love”

El single principal de su disco “A Day at the Races” se basa en el gospel, género que Freddie utiliza a su ventaja en los coros, y sobre todo en un momento en que luce todo su rango vocal, al cerrar el climax de la canción. Sus versiones en vivo son uno de los momentos más especiales, gracias a cómo dirige al público para seguir el reconocido quiebre.

“Crazy Little Thing Called Love”

Entrando a los 80, Freddie Mercury compuso esta canción mientras se daba un baño de burbujas, tomó su guitarra acústica y le dio al disco “The Game” (1980) uno de sus grandes himnos. Un clásico rock and roll que muestra la personalidad más ambigua del vocalista y que muestra lo multifacético de su método de componer.

“It’s a Hard Life”

Freddie Mercury era un fan de la ópera, y así lo muestra en una canción que ocupa parte de la estructura de “Bohemian Rhapsody” y cita una línea vocal de la obra “Il Pagliacci”. Aparecida en “The Works” (1984), se convirtió en uno de los mejores momentos de la banda, tras su criticado trabajo anterior (“Hot Space”).

“Princes of the Universe”

Una de las canciones más pesadas de la banda, y reconocida por ser el tema principal de “Highlander”, el cierre de “A Kind of Magic” luce a un Freddie Mercury mucho más rockero, con su voz al máximo de sus capacidades y dando muestra del dramatismo que siempre tiene cuando debe interpretar.

“Made in Heaven”

Compuesta originalmente para su disco solista de 1985, “Mr. Bad Guy”, Queen tomó su base para regrabar una versión más épica en el disco póstumo “Made in Heaven”. Una de sus mejores tomas vocales y manteniendo el sello de la banda, muestra la emotividad de su registro con algunos de sus tonos más altos.

“Barcelona”

El fanatismo por la ópera llevó a Freddie Mercury a una reunión con Monserrat Caballé, mientras silenciosamente luchaba contra su enfermedad. Aún así, logra combinar su impronta más rockera en un género más clásico, demostrando por qué es uno de los vocalistas más reconocidos de todos los tiempos.