Virales

Conoce por qué no debes guardar ollas con comida dentro del refrigerador

Quizá sin saberlo estás poniendo en riesgo tu salud con esta práctica que suele ser común.

Mujer tapándose la nariz y sacando ollas del refrigerador.

La cocina es un espacio de creatividad y sabores, pero también es importante conocer las prácticas adecuadas para mantener la calidad de los alimentos y prolongar la vida útil de los electrodomésticos.

Si eres de los que piensa que meter la olla con comida caliente en el refrigerador es una solución práctica, es hora de reconsiderarlo.

Aunque pueda parecer una solución rápida, meter ollas con comida caliente en el refrigerador puede causar problemas a largo plazo. La oxidación y el deterioro de los utensilios, así como el cambio brusco de temperatura, pueden afectar tanto tus platos como el rendimiento de tu electrodoméstico.

¿Por qué deberíamos evitar introducir ollas y cazuelas con comida en el refrigerador?

El principal motivo reside en las condiciones de conservación. Estos utensilios suelen estar fabricados en aluminio, y cuando se exponen a un ambiente húmedo y frío como el del refrigerador, pueden sufrir un proceso de oxidación, que deteriora tanto la olla como la calidad de los alimentos en su interior.

El resultado podría ser platos en mal estado que no te apetezca comer y que incluso pudieran poner en riesgo tu salud.

Persona guardando una olla con tapa a un refrigerador.

La mejor forma de guardar comida caliente

Es importante aclarar que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no prohíbe refrigerar alimentos calientes.

De hecho, una práctica recomendada es enfriar la comida antes de guardarla en la nevera, siempre y cuando se utilice un recipiente adecuado y se envuelva de manera correcta.

La clave está en evitar el cambio brusco de temperatura que puede afectar tanto a los alimentos como al funcionamiento del refrigerador.

Siguiendo las recomendaciones de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), los mejores aliados para conservar tus alimentos son los recipientes de vidrio, cerámica o acero inoxidable.

Además, asegúrate de permitir que la comida alcance una temperatura ambiente antes de refrigerarla, evitando cambios extremos que puedan afectar su estado.

Opta por recipientes adecuados y prácticas de enfriamiento gradual para cuidar tus platos deliciosos y mantener tus electrodomésticos en óptimas condiciones.

Tags

Lo Último

Más Noticias