CHENTE SIGUE SIENDO EL REY

Vicente Fernández le comunicó esto a doña Cuquita antes de morir

El padre Óscar Sánchez Barba fue quien dio los santos óleos al cantante y narra lo que vivió en la habitación del hospital.

Vicente FernándezCréditos: de archivo
Escrito en CELEBRIDADES el

El padre Óscar Sánchez Barba fue quien dio los santos óleos a Vicente Fernández antes de morir, el pasado 12 de diciembre en el Hospital Country 2000 de Guadalajara, Jalisco, y asegura que estuvo presente cuando el cantante se comunicó con su esposa Cuquita por última vez.

“Me llamó Gerardo (Fernández) desde el sábado 11, yo estaba en misa de 7 y oía que alguien me llamaba, pero pues no puedo contestar en la misa, y era él, me decía: ‘Que si puedes venir a darle la unción de los enfermos’, pero me lo dijo ya quebrado, llorando. Le dije: ‘sí, ¿cómo no?, inmediatamente voy’, y fui”, platicó el sacerdote en entrevista para el programa “Ventaneando”.

Al llegar a la habitación de Chente, notó que su familia le hablaba al oído, pues aunque estaba sedado, tenía conciencia ya que reaccionaba ante lo que le decían.

Dijo que cuando doña Cuquita se le acercó para decirle que ya debían regresar a casa, él le contestaba con movimientos de su boca.

“Yo creo que estaba consciente, porque le hablaban al oído, y hacía señas de que entendía. Por ejemplo, le decía Cuquita: ‘vamos a casa’, y él respondía con la boca, parecía que decía ‘casa, vámonos a casa, te amo’. Fue un momento muy fuerte, muy emotivo, de un cariño, de una grande unión entre todos. Ahí todos, uno por uno, fueron desfilando abrazándolo, besándolo”, precisó el padre Sánchez Barba.

Luego de que el locutor Gustavo Alvite puso en duda que Vicente Fernández haya fallecido el 12 de diciembre, como aseguró su familia, el padre sostuvo que así fue y no antes, como se dice.

“Estaba toda la familia ahí reunida, y pues ahí le rezamos y le puse los santos óleos. Yo se los puse cuando llegó al hospital y cuando se fue, o sea, ocho horas antes o nueve (de su muerte). Son momentos difíciles, estaban los nietos y le decían: ‘Ahora vas a cantar en el cielo, a Dios’. Son momentos muy fuertes y tuve el privilegio de estar ahí, porque ellos me llamaron”, indicó.