KOURTNEY Y TRAVIS

El velo de novia de Kourtney Kardashian tiene un detalle para Travis que pocos notaron

Kourtney Kardashian y Travis Barker son por fin marido y mujer.

Kourtney Kardashian.Kourtney KardashianCréditos: Instagram
Escrito en CELEBRIDADES el

Kourtney Kardashian y Travis Barker ya son marido y mujer a los casi 50 años con una ceremonia muy emotiva y divertida rodeados de mucho amor de sus familiares y amigos cercanos en Portofino, Italia. El look nupcial de Kourtney llamó mucho la atención al ser un vestido corto y blanco con corsé acompañado de un largo pero significativo velo. 

El velo de novia se llevó toda la noche, protagonizando las fotografías oficiales que los novios publicaron en redes sociales. Se trata de un vestido blanco y corto con corsé que marcaba su figura perfectamente. Estaba inspirado en la lencería de los años 60 y firmado por la exclusiva marca Dolce & Gabbana. Lo acompañó con un hermoso velo con bordado de la Virgen María, guantes largos y stilettos blancos con encaje.

Kourtney Kardashian y Travis Barker

Travis ha mencionado en repetidas ocasiones que es un fiel católico por lo que Kourtney decidió darle una sorpresa en su día tan importante. El largo velo de novia tenía bordado a mano la silueta de la Virgen María, la misma imagen que el baterista tiene tatuada en su cabeza.

Kourtney Kardashian y Travis Barker

El hermoso detalle se robó todo el protagonismo pues la mayoría de fotografías fueron tomadas por detrás y Kourtney tenía un equipo que se encargaba de estirar el hermoso accesorio nupcial para presumir los detalles. Travis Barker, por su parte, lució muy elegante con un esmoquin negro.

Kourtney Kardashian y Travis Barker

Después de la ceremonia en Portofino, Italia, disfrutaron de una gran fiesta donde claramente estaban todas las famosas hermanas de Kourtney, amigos celebridades como Machine Gun Kelly y Megan Fox, y muchas personalidades más. Se compartieron pocos videos y fotografías pero todos mostraron lo divertido y lujoso que estuvo el enlace. De hecho, Kourtney al final de la noche decidió cambiarse el vestido por uno negro mucho más cómodo para bailar y disfrutar de su especial noche.