KATE DEL CASTILLO

Kate del Castillo fue perseguida por el gobierno de EPN antes y después de la captura de "El Chapo"

El gobierno de México sabía de la reunión que la actriz mexicana sostendría con uno de los narcotraficantes más buscados del mundo y la investigó por 17 meses.

Kate del Castillo.La actriz mexicana se convirtió en un objetivo de las autoridades mexicanas tras su reunión con "El Chapo" GuzmánCréditos: Instagram @katedelcastillo
Escrito en CELEBRIDADES el

A la actriz Kate del Castillo a pesar de que demostró que su reunión con Joaquín “El Chapo” Guzmán, ocurrida en el 2016, no tenía nada que ver con delincuencia organizada o el narcotráfico, el gobierno de Enrique Peña Nieto la investigó por 17 meses. 

De acuerdo con una investigación publicada por el diario El País, la actriz mexicana estuvo bajo las coordenadas de la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR) desde que se filtró un correo electrónico que advertía cuándo se reuniría Kate con el capo.  

“El próximo 25 de septiembre del 2015 se reunirá con él en el poblado de la Tuna, en Badiraguato, Sinaloa, solo necesitarán seguirla o intervenir sus teléfonos para que verifiquen lo que les estoy diciendo”, señala el diario. 

Kate del Castillo,  Sean Penn y el  “Chapo” Guzmán

La publicación española refiere que desde ese día, Del Castillo se volvió oficialmente un objetivo de la PGR y lo siguió siendo mucho tiempo después aún cuando el narcotraficante fuera recapturado en enero de 2016.

El gobierno mexicano no logró procesar a Kate del Castillo

Todo parece indicar que a pesar de que la Kate del Castillo comprobó que su reunión con Sean Penn y el  “Chapo” Guzmán fue pactada para que ella se encargara de producir la película sobre la vida del capo, el gobierno del ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, se valió de intervenciones telefónicas, auditorías fiscales, entrevistas testimoniales y de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) para ver si era posible procesar a la actriz por delitos como delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y encubrimiento.

Finalmente, y aunque las pruebas no sirvieron para asociarla con el cártel de Sinaloa ni revelaron que hubiera dinero de Guzmán detrás del tequila que promocionaba ella, la investigación refiere que la PGR siguió gastando recursos económicos y humanos para seguir acosándola e incluso filtró algunas de las comunicaciones privadas que tuvo con el capo para generar morbo entre la audiencia.