REALEZA BRITÁNICA

Meghan Markle y la polémica por aretes que le regaló príncipe saudí acusado de muerte de periodista

Eso se cuenta en el libro "Courtiers: the Hidden Power Behind the Crown".

Créditos: Instagram
Escrito en CELEBRIDADES el

El príncipe Harry y Meghan Markle pasaron 48 horas en Fiji en octubre de 2018. Valentine Low cuenta en el libro "Courtiers: the Hidden Power Behind the Crown", que en aquella ocasión la duquesa utilizó unos llamativos aretes de diamantes. El Palacio de Kensington dijo que fueron prestados, pero sin dar detalles. 

"La razón de esta reticencia no se hizo evidente hasta más de dos años después, cuando revelé que los aretes de araña habían sido un regalo de bodas del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman", escribió Low. "En el momento de la boda, no había nada polémico sobre el regalo. Sin embargo, el 2 de octubre de 2018, el periodista Jamal Khashoggi, un destacado disidente, fue atraído al consulado de Arabia Saudita en Estambul, donde fue asesinado y desmembrado antes de que se deshiciera de su cuerpo. En el periodo previo a la gira de los Sussex, el asesinato fue una importante noticia internacional".

De hecho, ya para entonces las sospechas de que el príncipe heredero había ordenado el asesinato se habían vuelto certezas. "La idea de que Meghan, en una ocasión oficial, usaría a sabiendas aretes que le había dado un hombre acusado de tener sangre en las manos fue sorprendente, por decir lo menos".

El informe del Palacio de Kensington de que los pendientes fueron prestados había sido engañoso. Samantha Cohen, quien había sido asignada por la propia reina como secretaria interina de los Sussex, dijo entonces que los aretes habían sido prestados del joyero Chopard. "Esto, se supone, es porque es lo que le habían dicho. Sin embargo, no era cierto".

"Los aretes tuvieron otra salida tres semanas después de Fiji, cuando Meghan los usó en la fiesta de cumpleaños número 70 del Príncipe de Gales en el Palacio de Buckingham el 14 de noviembre. En ese momento, Cohen todavía parecía tener la impresión de que Chopard los había prestado. Sin embargo, otros sabían la verdad".

Se supone que en Londres el personal de la realeza responsable de registrar los detalles de todos los obsequios reales los reconoció y alertó al Palacio de Kensington. "Una fuente dijo: 'Tomamos la decisión de no confrontar a Meghan y Harry por temor a cuál sería su reacción'".

Cuando Meghan los usó por segunda vez, se dice que lo comentaron con Harry y que este se sorprendió que supieran su procedencia. Sus abogados niegan que alguna vez le hayan preguntado sobre su procedencia. Los abogados de Meghan negaron que la duquesa  haya dicho que eran prestados por un joyero. "Cualquier sugerencia de que ella los animó a mentir a los medios es infundada", dijeron.

"Dos días después, Schillings agregó: 'Es posible que haya dicho que los aretes fueron prestados, lo cual es correcto, ya que los regalos de los jefes de estado a la Familia Real son regalos para Su Majestad la Reina, quien luego puede optar por prestárselos a los miembros de la familia'".

Pero eso no es convincente, señala Low.

VIDEO RECOMENDADO: Andrés García dice que ya no puede caminar