Celebridades

Alberto y Charlene de Mónaco deslumbran en una de las grandes citas del Principado

El soberano monegasco y su esposa presidieron la edición 74 del Baile de la Cruz Roja.

Uno de los acontecimientos más esperados del verano en Mónaco es el Baile de la Cruz Roja. El Principado se ha engalanado la noche del sábado para acoger esta cita presidida por el príncipe Alberto y la princesa Charlene, acompañados de Camille Gottlieb, la sobrina pequeña del soberano monegasco.

La solidaridad es el eje central de la velada, que regresa a su enclave habitual, la Salle des Étoiles del Sporting Monte-Carlo, después de dos años celebrándose al aire libre en la plaza del Casino para garantizar la seguridad sanitaria.

Charlene de Mónaco, que lució con un semblante alegre, impactó con un look de inspiración nupcial. La princesa, que ha dejado atrás el tono rubio en su cabello, eligió un vestido blanco de manga cubierta de tul transparente lleno de minicristales. La cintura se adjustaba con un cinturón en forma de lazo.

Su look lo completó con un conjunto de pendientes y anillo con piedra azul. Por su parte, la hija menor de la princesa Estefanía lució un vestido azul con pedrería y capa.

Como maestros de ceremonias, brillaron la actriz francesa Alice Taglioni y el director Yann Antony-Noghès, que recientemente estrenó “Le Prince par lui-même”, una película documental sobre la vida de Rainiero III coincidiendo con el centenario del nacimiento del anterior soberano monegasco.

También acudido otros rostros conocidos como la artista Shirley Bassey, que compartió mesa con Isabel Pantoja en el último Baile de la Rosa; el hermano de la princesa Charlene, Gareth Wittstock, con su esposa Róisín; y la diseñadora de moda Isabell Kristensen con su hija Nikki, entre otros.

En el hall de este recinto, adornado con impresionantes arreglos florales, se instaló la alfombra roja para que todos los asistentes pudieran fotografiarse al acceder. En las paredes se colocaron elementos geométricos de diferentes colores para llenar de luz y alegría el espacio. De manera paulatina, los asistentes han ido colocándose en sus asientos, previamente asignados y dispuestos en largas mesas. Cada comensal, además del menú, tenía un abanico con el dibujo de la escultura  que Philippe Geluck ha hecho para esta ocasión. Mientras los invitados iban llegando, ha habido música en directo.

La noche va encadenando sorpresas, diversión y momentos para el recuerdo. Inicialmente se celebra una subasta en la que se incluye una obra de arte del artista belga Philippe Geluck. Mediante esta tómbola se recaudan fondos para obras sociales puestas en marcha por la Cruz Roja.

Después todos los asistentes disfrutaron de una lujosa cena, con un valor aproximado de mil 200 euros el cubierto , dinero que también va destinado a la citada organización, desde la que aseguran que suelen recaudar medio millón de euros al año para poder dar continuidad a sus programa benéficos.

La gala en La casa de los famosos México.

El broche de oro lo da el concierto, en esta ocasión de Robbie Williams, que finaliza con Alberto de Mónaco animando a los asistentes a salir a la pista de baile, y también hay un espectáculo de fuegos artificiales.

Robbie Williams es uno de los grandes reclamos de este prestigioso evento que supone una nueva parada en su gira internacional. El artista británico, que saltó al estrellato como miembro de Take That, está celebrando sus bodas de plata en la música con el tour XXV, el mismo nombre que el disco recopilatorio que publicó meses atrás. Con temas tan emblemáticos como Angels, Rock DJ y Feel ha puesto a bailar en las últimas semanas al público de Croacia, Italia, Madrid, y Luxemburgo, donde se fotografió con la Familia Gran Ducal. Considerado un icono del pop rock, actuó en el Principado en 2015, en el décimo aniversario de reinado de Alberto de Mónaco.

Esta gala está muy arraigada al Principado, y especialmente a los Grimaldi, desde que en 1948 Rainiero III la presidió por primera vez. Una década después cedió el testigo a la recordada princesa Grace y desde el 17 de diciembre de 1982 es Alberto II quien está al frente.

Poco a poco fue convirtiéndose en una cita indispensable para la sociedad monegasca.  En 1957, la Gala se instaló en la Salle des Etoiles, el mismo escenario al que regresa esta noche, con mil metros cuadrados. La Cruz Roja de Mónaco fue creada por Luis II en 1948.

Tags

Lo Último

Más Noticias